Imágenes del mundo a través de mi lente

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono

PIXEL BUDS: una nueva manera de comunicarnos

"La próxima frontera de la humanidad no es el espacio sino nosotros mismos".

Gregory Stock

 

 

Estamos dando nuestros primeros pasos para controlar el futuro y mejorar nuestra especie en el campo del lenguaje.¿Pero realmente estamos preparados para asumir las consecuencias de esta transformación lingüística que tendremos a futuro?

 

Hace unas semanas, Google dio a conocer los nuevos auriculares Pixel Buds que traducen 40 idiomas en tiempo real utilizando la nueva aplicación de Google Translator, potenciada con el aprendizaje automático de la inteligencia artificial de Google Assistant. ¡Y he dicho EUREKA! Es una maravilla poder comunicarnos sin miedo a no saber hablar el idioma que precises en ese momento de viaje en cualquier parte del mundo. Pero luego me pregunté ¿Qué consecuencias traería esto para nuestra adaptación y comunicaciones futuras entre sociedades y grupos de diferentes culturas?

 

A parte de las explicaciones técnicas - que no voy a comentar en este post y que pueden ampliar en este link - me voy a desviar unas líneas para compartir mi punto de vista sobre esta noticia, basándome en el comportamiento y funcionamiento de nuestro cerebro con esta nueva forma de aprendizaje y evolución de nuestra plasticidad cerebral. Algo que sin duda me parece asombroso poder comentar y tener vuestras impresiones. A fin de cuentas, me gusta filosofar y dejar preguntas abiertas que hagan reflexionar y debatir sobre temas de interés para todos.

 

Según Eduard Punset en una de sus apariciones en el programa Redes nos decía que, antes de que apareciera el lenguaje, hubo entendimiento. Existían compromisos no verbales en los que era necesario ponerse de acuerdo como, por ejemplo, el matrimonio, el trueque y otras actividades que originaron más tarde el lenguaje y que se ha ido moldeando y transformando a lo que hoy en día conocemos como idioma.

 

También sabemos que en nuestro cerebro, el hemisferio izquierdo es el responsable del desempeño de actividades relacionadas con el lenguaje (habla, escritura y memoria verbal), por eso es el hemisferio verbal. Pero este lado de nuestro cerebro no memoriza. Nuestro cerebro necesita desafíos, exigencias, cambios y movilidad para mantenerse en forma, es por eso que debemos ejercitarlo para no perder neuronas haciéndolo a través de una serie de ejercicios que convenzan a nuestro cerebro que debe adaptarse y cambiar a las nuevas situaciones de lo contrario, cuando el cerebro desarrolla rutinas muy fuertes, ya no necesita pensar y todo se hace automáticamente con rapidez y eficacia. Es por eso que debemos esforzarnos en la necesidad de estar expuestos a situaciones nuevas y a mantener la curiosidad por aprender.

 

Imagínense ahora el estado de ansiedad que en algún momento les ha producido el aprender un idioma y que ahora con este nuevo dispositivo te acostumbres a no pensar y únicamente digas aquello que quieres que escuchen, dejando a un lado la tarea de procesar y entender las palabras, oraciones y frases. No pasa nada, porque lo que queremos es facilidades y no pensaremos en lo que supondrá a futuro. 

 

Los más pequeños de la casa hoy se desenvuelven con gran habilidad en el uso de los móviles, iPad y ordenadores aprendiendo a manejarlos con total facilidad mucho antes de aprender a hablar. Para los padres esto resulta un alivio, y en los tiempos que corren ayuda a optimizar sus tiempos del día a día. ¿Pero realmente estamos ayudando a que sean sociables y comunicativos?

 

Usar Pixel Buds se convertirá sin duda en una opción imprescindible para poder viajar y traspasar las fronteras del miedo que nos suscita esos momentos incómodos en que no sabemos cómo comunicarnos, y es muy probable que sea una usuaria de esta nueva tecnología en un tiempo no muy lejano, pero es inevitable que me haga estas preguntas y cuestione cual será nuestra proximo paso en las comunicaciones verbales y la influencia que supone en nuestras emociones, sensaciones e interacciones con el resto de las personas que nos rodean: ¿estamos preparados para los cambios que producirá en nuestro cerebro? ¿De qué forma nos comunicaremos en los próximos años? En un futuro ¿entenderemos que el idioma es una herramienta para comunicarnos o simplemente lo veremos como una opción dentro de muchas otras que iremos programando o creando con el paso del tiempo?

 

 

Share on Facebook
Please reload